WhatsApp está causando polémica en días recientes por sus cambios en términos y condiciones los cuales obligan a los usuarios, en un futuro, a recibir información no deseada.

Fin del encanto

WhatsApp fue adquirida por Facebook hace rato, y se había quedado como siempre. El hacer gratuito el servicio para hacerlo más adsequible a las personas fue una gran idea para incrementar su base de usuarios, y es justamente esa estrategia la que les está pasando factura a los mismos. Sumado a esto, recordemos que muchos operadores Latinoamericanos le dan cierta preferencia a WhatsApp y Facebook dentro de sus planes de datos para contrato o prepago.
Al abrir la aplicación, si decidiste voluntariamente no compartir tus datos con Facebook, la compañía lo tomará como que has aceptado los nuevos términos y condiciones. A los que todavía no han decidido, WhatsApp envió un ultimatum: “Si no deseas aceptarlos, tendrás que descontunuar tu uso”.

Tal como lo dice El País, y si leemos por primera vez en nuestras vidas los términos y condiciones, encontramos que los nuevos términos dan pie para recibir publicidad o mensajes patrocinados que igualmente son publicidad disimulada. Además, también esta la posibilidad del uso cruzado de la información, actividad generada y contactos con Facebook.

El caso de Alemania

El país se preocupó por la vulneración de la privacidad de los usuarios de WhatsApp y detuvo el plan de la aplicación de intercambio de información además de obligar a Facebook a eliminar todo rastro de la información almacenada de los usuarios hasta ahora. Facebook acató la orden y se espera que Alemania no fuese el único en hacer estas exigencias, otros países de Europa o la misma pueden poner orden en el asunto.
Mientras, los que residen fuera de Europa solamente tendrán la alternativa de usar WhatsApp con anuncios y con el riesgo de que su información sea vendida por Facebook o dejar de usar el servicio. Las opciones son claras.

Comentarios

Comentarios